Biotoxinas marinas

Resumen

Las biotoxinas marinas son toxinas sintetizadas por diversos microrganismos marinos, generalmente algas. Cuando hay un alto crecimiento o floración de dichas algas (“mareas rojas»), hay una producción masiva de estas toxinas, siendo perjudicial para el ecosistema marino. Esto provoca que los organismos marinos, como los moluscos bivalvos, los gasterópodos y los crustáceos acumulen estas toxinas, pudiendo ocasionar riesgo para la salud humana si son consumidos.

Existen varios tipos de biotoxinas marinas, dependiendo de su estructura química, y causan una gran diversidad de intoxicaciones, pudiendo incluso desencadenar episodios fatales en casos de intoxicación grave.

EFSA ha realizado numerosas evaluaciones de riesgo de las diversas biotoxinas marinas legisladas, concluyendo que los límites actuales podrían no proteger a todos los grupos de población, si se tiene en cuenta el consumo extremo.

La normativa europea obliga a la destrucción de cualquier producto pesquero contaminado por biotoxinas marinas debido a su alta toxicidad, exceptuando a los moluscos bivalvos, gasterópodos y crustáceos para los que se admite una mínima concentración.

La principal estrategia para la prevención de las intoxicaciones por biotoxinas marinas radica en la compra de mariscos en establecimientos autorizados, para asegurarse de que han sido extraídos en las zonas autorizadas para ello. La cocción del marisco no elimina las biotoxinas, ya que la mayoría son termoestables.

1. ¿Qué son?

Las biotoxinas marinas son compuestos químicos sintetizados por diversos microorganismos marinos, generalmente dinoflagelados (algas).

En episodios de crecimiento masivo de las algas pueden llegar a provocar “mareas rojas”; llamadas así por el color rojizo del agua debido a la presencia de estos microorganismos, aunque es posible que se presente con otras coloraciones (dependiendo del microorganismo), por lo que en el ámbito científico son más conocidos como floraciones de algas dañinas.

Se desconocen las causas desencadenantes de los episodios de floración de las algas productoras de biotoxinas, aunque se sospecha que los nutrientes en el agua pueden influir, así como las condiciones meteorológicas y el tráfico de buques, ya que pueden transportar tanto la toxina como el microorganismo productor mediante el agua de lastre.

Existen dos grandes grupos de biotoxinas, las hidrofílicas y las lipofílicas.

Las principales biotoxinas hidrofílicas son las siguientes:

  • Ácido domoico (DA)
  • Saxitoxina (STX), también llamada toxina paralítica (PST)
  • Tetrodotoxinas (TTX)

 

Entre las biotoxinas hidrofílicas podemos encontrar las siguientes:

  • Ácido okadaico (OA)
  • Yesotosinas (YTX)
  • Pectenotoxinas (PTX)
  • Toxinas del grupo Azaspirácido (AZA)
  • Iminas Cíclicas (IC)
  • Ciguatoxinas (CTX)
  • Brevetoxinas (NST)

 

Además, existen unas biotoxinas que son anfipáticas, es decir, moléculas con un extremo hidrofílico y otro lipofílico, que no entran dentro de esta clasificación anterior. En esta categoría están las Palitoxinas (PITX).

2. Transmisión

Las toxinas se puede transmitir a las personas por un única vía:

alimento-persona

Alimento – persona

por consumo de alimentos contaminados con toxinas.

3. Efectos en la salud humana

3.1. Toxicidad

En concentraciones bajas las biotoxinas marinas no producen efectos perjudiciales, pero en grandes cantidades pueden provocar síntomas graves en las personas y en los animales.

Dependiendo de la biotoxina y de la concentración en el alimento, pueden dar lugar a diferentes síndromes, que cursan principalmente con síntomas diarreicos, neurotóxicos, paralíticos y anamnésicos.

En la siguiente tabla se reflejan las principales biotoxinas, el microorganismo que las genera, la intoxicación que produce y los síntomas que provocan en las personas.

Tabla 1. Síntomas producidos por las diferentes Biotoxinas

3.2. Valores de referencia

Teniendo en cuenta la toxicidad aguda de las biotoxinas, la EFSA en 2009 estableció la Dosis de Referencia Aguda (ARfD) para algunos grupos de biotoxinas, es decir, el valor estimado de la cantidad de sustancia en un alimento, expresado en peso corporal (mg/kg o μg/kg peso corporal) que puede ser ingerido en un periodo de 24 horas o menos sin riesgo apreciable para la salud de las personas consumidoras.

Tabla 2. Valores de referencia toxicológicos de las diferentes Biotoxinas (EFSA, 2009)

La EFSA consideró que no era posible establecer valores de referencia toxicológicos a largo plazo, debido a la falta generalizada de datos de toxicidad crónica.

3.3. Grupos de alto riesgo

El grupo de población más vulnerable a la exposición de biotoxinas marinas son las personas consumidoras de gran cantidad de marisco, ya que las biotoxinas marinas se acumulan sobre todo en la carne de organismos marinos filtradores, como los moluscos bivalvos, y en menor medida los gasterópodos y los crustáceos.

Personas consumidoras de gran cantidad de marisco

4. Exposición alimentaria

Las biotoxinas marinas se pueden transmitir a las personas por una única vía, a través del consumo de pescados y/o mariscos que hayan acumulan las toxinas en su interior.

Los alimentos de mayor riesgo de contaminación por las biotoxinas marinas son los organismos marinos filtradores, como los moluscos bivalvos (almejas, mejillones, ostras y vieiras) y en menor medida, los gasterópodos y los crustáceos.

En Europa, se notifican anualmente al RASFF entre 12 y 14 alertas relacionadas con las biotoxinas marinas, todas ellas relacionadas con productos de la pesca y derivados.

Moluscos Bivalvos

Almejas, mejillones, ostras y vieiras.

Gasterópodos y crustáceos

En menor medida

5. Evaluación del riesgo

5.1. Ingestas estimadas

La EFSA en 2010 emitió un dictamen que resumía el resultado de todos los dictámenes adoptados sobre las biotoxinas marinas legisladas, detallando las dosis de referencia aguda, los niveles de exposición resultantes del consumo de marisco en la Unión Europea y los métodos de detección disponibles.

En esta evaluación del año 2010, la EFSA sugiere que los límites legales para las biotoxinas del grupo OA, AZA, STX y DA podrían no proteger a toda la amplia gama de personas consumidoras, si tenemos en cuenta el consumo extremo. Por el contrario, la EFSA considera seguros los límites legales de YTX y PTX.

* Es importante destacar que la EFSA ha utilizado en las Evaluaciones de Riesgo una ración de 400 gramos de carne de marisco, teniendo en cuenta que, en algunos países, como España, el consumo es bastante menor (43-65 gr/día total marisco) lo que supondría una sobreestimación del riesgo.

5.2. Recomendaciones

La EFSA realiza las siguientes recomendaciones principales en base a las incertidumbres y/o lagunas de información identificadas en las evaluaciones de riesgos realizadas hasta la fecha:

  • Estudio de los factores de la floración de las algas que desencadenan la generación de biotoxinas marinas.
  • Ampliación de datos de consumo de mariscos en los diferentes países de la UE, incluyendo el tamaño de las porciones y la frecuencia de consumo para diferentes tipos de mariscos.
  • Ampliación de los datos de presencia de biotoxinas en los alimentos
  • Información adicional sobre genotoxicidad, toxicidad oral y mecanismos de toxicidad para algunos grupos de toxinas, así como sobre la toxicidad combinada de los diferentes grupos de toxinas que coexisten en los mariscos contaminados.
  • Obtención de datos de toxicidad crónica a largo plazo.
  • Limitación de datos epidemiológicos humanos para la ARfD (solo en ensayos experimentales con ratones)
  • Desarrollo de métodos rápidos, funcionales y biomoleculares, así como mayor esfuerzo en la validación de métodos entre laboratorios.

6. Prevención y control del riesgo

6.1. En la cadena alimentaria

Debido a que se desconocen las causas del crecimiento masivo de las algas y, por tanto, de aparición de biotoxinas, es necesario realizar una vigilancia y control exhaustivo de las costas y zonas de cultivo para detectar la presencia de episodios tóxicos de biotoxinas marinas en las zonas de producción y extracción de mariscos. Cuando aparecen estos episodios, las autoridades competentes cierran las zonas de producción y prohíben la extracción de mariscos y su posterior comercialización.

Por tanto, la única medida de prevención de intoxicación por biotoxinas marinas es la extracción de mariscos en las zonas autorizadas.

6.2. Hogar

La compra de mariscos debe hacerse siempre en establecimientos autorizados para ello, ya que es la única manera de garantizar que los productos han sido extraídos en zonas autorizadas y que cumplen con todos los controles sanitarios que establece la normativa.

Por otro lado, las biotoxinas son termoestables, por lo que no solo no se eliminan al cocinarlas, sino que la cocción de mariscos puede conducir a un aumento del doble en la concentración de biotoxinas marinas lipofílicas en la carne de mariscos.

7. Límites legales

El Reglamento Europeo 853/2004, por el que se establecen normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal, establecen los niveles máximos actuales de las biotoxinas marinas, exceptuando las yesotoxinas (YTX), cuyo límite máximo fue modificado por el Reglamento (UE) 786/2013.

En la siguiente tabla se resumen los límites máximos legales aplicables a moluscos bivalvos, equinodermos, tunicados y gasterópodos marinos, ya que ningún otro producto marino puede contener biotoxinas.

Tabla 3. Límites máximos legales aplicables a moluscos bivalvos, equinodermos, tunicados y gasterópodos marinos.

*La equivalencia de la toxicidad total se calcula mediante factores de equivalencia de la toxicidad recomendados por la EFSA o los diversos dictámenes actualizados de la EFSA.

Junto con estas medidas, el Reglamento (CE) no 852/2004 relativo a la higiene de los productos alimenticios, establece la clasificación de las diversas zonas de recolección de los moluscos bivalvos.

8. Referencias

2008

2009

2010

2017

2021

9. Enlaces de interés

Página actualizada el