La EFSA, la EMA y el ECDC han definido una serie de indicadores para evaluar el progreso de la reducción del uso de antimicrobianos y la lucha contra la resistencia antimicrobiana.

Estos indicadores se proponen en el contexto de “Una Sola Salud“, por lo que abarcan tanto el ámbito de la Sanidad Animal como el de la Salud Humana. Además, están basados en los datos de vigilancia de la resistencia a los antimicrobianos y del consumo de los mismos, recogidos por las redes de vigilancia europeas.

Para evaluar la resistencia antimicrobiana en sanidad animal, un ejemplo de indicador es la proporción de Escherichia coli en animales de producción que son susceptibles o resistentes a un número de antimicrobianos.

Para el caso de la salud humana, se han basado en la proporción de los dos patógenos de mayor importancia para la Salud Pública: Staphyilococcus aureus resistente a meticilina (MRSA) y Escherichia coli resistente a cefalosporinas de tercera generación.

En lo que respecta al consumo, los indicadores propuestos son el consumo de antimicrobianos por las personas y las ventas totales de antimicrobianos veterinarios.