Alertas alimentarias

El Reglamento 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2002, establece un Sistema de Alerta Rápida, en forma de red, destinado a notificar riesgos directos o indirectos para la salud humana y que se deriven de alimentos o piensos.

El Reglamento 16/2011 de la Comisión, de 10 de enero de 2011, establece las medidas de ejecución del Sistema de Alerta Rápido para los Productos Alimenticios y los Alimentos para Animales.

Las alertas alimentarias ocurren cuando un peligro presente en un alimento o pienso entra en la cadena alimentaria y puede suponer un riesgo para la salud de las personas o los animales.

En estos casos, es fundamental reaccionar de manera rápida y coordinada para inmovilizar y retirar los productos implicados y evitar que lleguen a las personas consumidoras. Para ello se establecen las redes de alerta.

Las Redes de Alerta

Son sistemas en forma de red, destinados a efectuar la notificación rápida de riesgos graves directos o indirectos para la salud humana que se deriven de alimentos o piensos. Su objetivo es proteger la salud de las personas consumidoras, garantizando que los productos alimenticios y los piensos comercializados son seguros.

Las redes de alerta son herramientas clave para garantizar el flujo de información que permita una rápida localización de los productos implicados y la adopción de medidas para su retirada del mercado.

A nivel europeo, en 1979 fue creado el Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos RASFF (Rapid Alert System for Food and Feed), que sirve para transmitir de forma rápida la información entre sus integrantes, que son las autoridades nacionales de seguridad alimentaria de la UE-28, Noruega, Liechtenstein, Islandia y Suiza y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Comisión Europea.

A nivel estatal, la gestión de la red de alerta alimentaria se efectúa a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI), que se puso en marcha en el año 1987, y cuya coordinación recae en la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), que a su vez tiene establecidos los puntos de contacto con las comunidades autónomas.

Otras redes de alerta